Desde Medellín a la presidencia de la República de Colombia

28 agosto 2009 – 10:46

“Creo, sinceramente, que nunca he conocido a un político con el empaque y la fuerza de Álvaro Uribe”. Angel Expósito, Director de ABC. 24-5-09

En estos días, Colombia asiste al penúltimo escándalo de corrupción de las instituciones del estado provocado por su actual Presidente, Álvaro Uribe Vélez, el “precursor del Narco-Estado”, como ha sido denominado por uno de las mas importantes centros de investigación en materia de narcotráfico internacional , “The Narco News” (http://www.narconews.com), con la finalidad de volver a ser reelegido presidente de Colombia, nuevamente vulnerando la Constitución de la Republica. La nueva “re-elección“ de Uribe no ha levantado ni mucho menos las airadas criticas que la “prensa plural y democrática” dedica, rayando el insulto, habitualmente al Presidente de Venezuela Hugo Chávez. Es normal, a fin de cuentas Álvaro Uribe, siempre ha sido “uno de los suyos”, un político con “empaque y fuerza”  como ha dicho en alguna ocasión –no sé muy bien si rayando con la irresponsabilidad, con el ridículo o con la apología del crimen de lesa humanidad- el actual Director del diario español ABC.

No nos ha aclarado el periodista del diario conservador, si ese “empaque y fuerza” que tanto admira en el Presidente Uribe, hace referencia a su  presunta participación habitual en matanzas perpetradas por los paramilitares colombianos, como el caso de la “matanza de El Aro” cometida en 1.997, en la cual, según relata el periódico de Miami, “El Nuevo Herald” en su edición del 6 de  agosto de 2009, el mismísimo Álvaro Uribe, planeo la matanza con los dirigentes de las AUC (Autodefensa Unidas de Colombia) y posteriormente acudió personalmente a felicitar a los paramilitares que “brillantemente”  habían asesinado, con motosierras, al menos a 15 campesinos indefensos, matanza por la que la Corte Interamerica de Derechos Humanos condenó a Colombia.

O quizás ese “empaque y fuerza”  mencionado con admiración por el Director de ABC, hace referencia a su muy emprendedora y ya de larga data, presunta actividad en materia de narcotráfico.  En 1997 y 1998, los agentes de aduanas de Estados Unidos en California detuvieron tres sospechosas naves con destino a Colombia que, descubrirían luego los agentes, portaban un total 50 toneladas de permanganato de potasio, un precursor químico clave, necesario en la manufactura de cocaína.

De acuerdo a un documento firmado por el jefe de la DEA Donnie R. Marshall el 3 de agosto de 2001, las naves se dirigían a Medellín, Colombia, a nombre de una empresa llamada GMP Productos Químicos. Las 50 toneladas del precursor químico destinadas a GMP eran suficientes para fabricar 500 toneladas de hidroclorato de cocaína, con un valor en la calle de 15 mil millones de dólares. El dueño de GMP Productos Químicos, de acuerdo al reporte de 2001 del jefe de la DEA, es Pedro Juan Moreno Villa, el jefe de campaña y ex secretario de gobierno durante el periodo de Uribe como Gobernador de Antioquia y, por mucho tiempo, mano derecha del actual Presidente de Colombia y candidato a la re-elección, Álvaro Uribe Vélez.

Moreno fue el alter ego político de Uribe durante y después de esos nerviosos meses de 1997 y 1998, cuando esperaba esos envíos de contrabando. Cuando Uribe fue gobernador del estado de Antioquia -cuya capital es Medellín- de 1995 a 1997, Moreno era el secretario de gobierno. Durante esos años, según el entonces jefe de la DEA Marshall, “entre 1994 y 1998, GMP fue el más grande importador de permanganato de potasio en Colombia”.

Pudiera ser  también que el “empaque y fuerza” de Uribe haga únicamente referencia a su actividad como “señalador oficial” de los defensores d e Derechos Humanos en Colombia como objetivos a eliminar por los narco-paramilitares. Uno de los mas sonados “trofeos” que Uribe se cobró en esta otra actividad habitual en él, fue JESÚS MARÍA VALLE JARAMILLO Abogado,  Coordinador del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos “Héctor Abad Gómez” de Antioquia, quien fue asesinado por sicarios el 27 de febrero de 1998, cuando se encontraba en su oficina ubicada en el centro de la ciudad de Medellín. Varios días antes, el entonces Gobernador de Antioquia, Álvaro Uribe Vélez, había mencionado en una intervención pública a Jesús Maria Valle, señalándolo como “auxiliador de la guerrilla”, a pesar de que el abogado era miembro del Partido Conservador colombiano.

El “empaque y fuerza” de Uribe también se ha acreditado en todo lo relativo al mundo de la aeronáutica. De hecho, el primer cargo publico del entonces joven licenciado en derecho, fue como Director de la agencia de Aeronáutica Civil entre 1980 y 1982. La ex -amante de Pablo Escobar y presentadora de televisión, Virginia Vallejo, en su libro “Amando a Pablo, Odiando a Escobar” da nuevos datos de la relación entre Uribe y Pablo Escobar: según la periodista actualmente exiliada en los EEUU, Uribe como director de la Aeronáutica Civil fue clave para el otorgamiento de licencias masivas de vuelo al cartel de Medellín sin las cuales jamás hubieran podido hacer sus inmensos envíos de la droga a los EE.UU. y acumulado sus inmensas fortunas. En una entrevista explica porqué el primo de Escobar, José Obdulio Gaviria es actualmente el asesor presidencial de Uribe.  Uribe tuvo a César Villegas como su delegado cuando fue director de la Aerocivil. Este último fue sentenciado a 5 años de prisión por nexos con el Cartel de Cali y asesinado para callar su testimonio. (Diario El Tiempo de Colombia. 17/03/2002)

Este “empaque y fuerza” en materia aeronáutica, quedó también de manifiesto cuando la policía y el ejercito colombiano desactivaron el mayor laboratorio de transformación de cocaína encontrado hasta le fecha en Colombia, en el remoto paraje denominado eufemísticamente “Tranquilandia” (Operación Yarí) El 11 de marzo de 1983, la fuerza publica irrumpió en el laboratorio del conocido narco Gonzalo Rodríguez Gacha “El mexicano” y entre otras evidencias intervino un helicóptero Hughes 500, matricula HK 2704 X, propiedad de Aerofotos Amortegui Ltda.., empresa propiedad de la familia Uribe. Al respecto Álvaro Uribe alega que ese helicóptero había sido previamente vendido, pero parece que al Ex Director de la Aviación Civil colombiana se le olvidó documentar dicha compraventa.

También Uribe Vélez ha demostrado “empaque y fuerza” en materia de espionaje a la sociedad colombiana. Nombró a Jorge Noguera, su director de campaña electoral en 2002, como director del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad). Después de salvarlo de su primera detención, Uribe lo nombró cónsul en Milán. Actualmente paga condena en la cárcel por concierto para delinquir por vínculos paramilitares y permitir que la institución (El DAS, la agencia de inteligencia dependiente de la Presidencia de la Republica) fuera puesta al servicio de los narco paramilitares ya con pruebas, recopiladas por la Fiscalía General de Colombia, que acreditan que cientos de sindicalistas, opositores a Uribe, periodistas y defensores de los derechos humanos han sido asesinados en Colombia por encargo y con medios del DAS.  Noguera fue también protagonista del reciente escándalo de las “chuzadas” telefónicas, operaciones ilegales de intervención de las comunicaciones personales y seguimiento de políticos, jueces, periodistas y defensores de los derechos humanos colombianos llevadas a la practica por el DAS. En este caso el “empaque y fuerza” de Uribe sin duda alguna hace referencia a su muy democrática actitud en materia de espionaje: en Colombia, no existe discriminación a la hora de espiar a cualquier crítico de Uribe. El Presidente los espía y amedrenta a todos por igual y sin olvidarse de nadie, sea conservador o liberal, de izquierdas o de derechas, magistrado o periodista.

El “empaque y fuerza” a Álvaro Uribe le viene de familia. El grupo paramilitar “Los doce apóstoles” habría tenido sede en la hacienda “La Carolina”, en el departamento de Antioquia, cuya propiedad comparten los hermanos Uribe Vélez. El hermano del Presidente fue interrogado por la fiscalía en 1997 respecto a delitos de secuestro, extorsión y asesinato cometidos por “Los doce apóstoles” entre 1993 y 1994. El grupo paramilitar fue acusado de asesinar 50 personas, y de haber cometido una masacre de la cual fueron hallados los cuerpos de cuatro personas y otras dos permanecen desaparecidas. Por este caso existe una demanda en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El fiscal Luís Camilo Osorio confirmó que el hermano del mandatario si había sido objeto de una investigación oficial en 1999, pero también indicó que se había declarado “un auto inhibitorio a favor del señor Uribe Vélez y se ordenó el archivo definitivo” ese mismo año. El 4 de diciembre de 2006, en declaraciones a W Radio de Bogotá, el presidente Uribe Vélez debió admitir que su hermano sí fue investigado por involucramiento con el paramilitarismo. (Fuente: El Nuevo Herald, Miami, 24jun05). Tres parientes del Presidente colombiano, entre ellos dos primos hermanos, lideraron una banda paramilitar conocida como “Los Erre”, señalada de haber asesinado a medio centenar de personas en varios municipios del departamento de Antioquia. Estos familiares fueron condenados en primera instancia y estuvieron presos cerca de un año, hasta que un juez de apelaciones los puso en libertad y archivó el caso por considerar “que no había pruebas suficientes contra los acusados”. Los parientes del presidente son Carlos Alberto Vélez Ochoa, Juan Diego Vélez Ochoa y Mario Vélez Ochoa, (también son familiares del clan de los capos del narcotráfico Ochoa). (Fuente: El Nuevo Herald, Miami, 24jun05).

El actual senador Mario Uribe, primo de Álvaro y destacad miembro de tan ilustre saga familiar, está acusado formalmente de narcoparamilitar por la justicia colombiana. Cuando se dictó la orden de detención contra él, acudió a solicitar asilo a la embajada de Costa Rica en Bogota, que apenas tardó 6 horas en inadmitir la solicitud de protección del primo de Uribe Vélez y ponerlo en la calle.

Finalmente, Uribe también ha mostrado tremendo empaque en materia de alianzas políticas para llegar a la Presidencia, mantenerse en ella y hacerse reelegir, hasta ahora indefinidamente. Mas de 70 congresista y senadores de los partidos que apoyan a Uribe se encuentran procesados por la justicia colombiana por narco-paramilitares, casi el 50% de las cámaras legislativas.. Actualmente, 40 congresistas uribistas ya cumplen condena por favorecer o pertenecer a grupos narcoparamilitares. Todos son de partidos políticos uribistas (Cambio Radical, Alas Equipo Colombia, Apertura Liberal, Partido Conservador, Partido de la U, Colombia Democrática y Convergencia Ciudadana). ¿Se imagina  el lector el escándalo que supondría que el 50% del parlamento español estuviera procesado por narco-terrorismo?. Para lo único que no parece tener “empaque y fuerza” Álvaro Uribe es para asumir responsabilidades políticas y salvaguardar las instituciones colombianas.

Se que el diario ABC y concretamente su “director-admirador” del “empaque y fuerza” de Álvaro Uribe seguro pensarán que las anteriores afirmaciones las realizo con la obvia intención de descalificar a quien tanto a hecho por la “seguridad democrática” de Colombia –incluido el asesinato de al menos 1.300 civiles inocentes por la fuerza pública colombiana bajo el mandato de Uribe, presentados como “guerrilleros dados de baja en combate” con la única intención de cobrar las recompensas que el Estado colombiano paga por “dar de baja a guerrilleros”. Es el escándalo , también con mucho “empaque” de los denominados “falsos positivos”, que tras ser denunciado por una Misión Internacional de Observación sobre Derechos Humanos en Colombia en Octubre de 2007 y negado y descalificado por Uribe, tuvo que ser reconocido por el propio Presidente cuando la OEA hizo suyas las conclusiones del informe de la Misión Internacional- , motivo por el cual me remito como fuentes a la nada sospechosa de izquierdista “Agencia de Inteligencia de la Defensa” de los Estados Unidos. Álvaro Uribe ha demostrado tanto “empaque” que hasta tiene una “ficha”, la número 82, en esta Agencia. Veamos que dice la indicada ficha de inteligencia (puede consultarse el original en http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB131/index.htm:)

“Confidencial. Septiembre 1991.

Informe clasificado Confidencial. Departamento de Defensa de EE.UU. (DIA. Defense Intelligence Agency).

La información contenida en este informe hace referencia a fichas/archivos de los mas importantes narco-terroristas colombianos contratados por los carteles de la droga colombianos para tareas de seguridad, transporte, distribución, recogida y puesta en practica de operaciones de drogas en ambos países, Estados Unidos y  Colombia. Estos individuos son además contratados por los jefes de los Carteles como “ejecutores” para cometer asesinatos  (…)

82. Álvaro Uribe Vélez. Político colombiano y senador dedicado a colaborar con el Cartel de Medellín a altos niveles gubernamentales. Uribe ha sido vinculado a negocios relacionados con drogas en Estados Unidos. Su padre fue asesinado en Colombia debido a sus conexiones con los traficantes de drogas.  Uribe ha trabajado para el Cartel de Medellín y es amigo personal cercano de Pablo Escobar Gaviria. Èl (Uribe) ha participado en la campaña política de Escobar para ganar el puesto de parlamentario suplente de Jorge Ortega. Uribe ha sido uno de los políticos que desde el  Senado ha atacado todas las formas del Tratado de Extradición (de Colombia con los Estados Unidos) (…)”

La democracia colombiana no se merece tantísimo “empaque”. Uribe Vélez es actualmente un presunto delincuente acorralado en su propio país, salpicado por escándalos políticos, por acusaciones de crímenes de lesa humanidad, por corrupción y por haber entregado literalmente el estado al narco-paramilitarismo colombiano, del que pareciera ser un prominente miembro. Que nadie pierda de vista que los criminales, cuando se sienten acorralados, no dan un paso atrás sino que continúa adelante buscando salidas personales aun a costa de la sociedad entera. La ultima fuga adelante de Uribe Vélez, las mas peligrosa para la región y para la estabilidad de todo el planeta, es su actual empeño en convertir Colombia en el mayor portaviones de las tropas de los EEUU en Sudamérica, con su proyecto –no discutido en el parlamento colombiano- de entregar al menos siete bases militares en territorio colombiano al ejercito de los EE.UU. Dice que para combatir el “narcotráfico” y el “terrorismo”, olvidando que ambas lacras en sistemas democráticos se combaten desde el estado de derecho y con medios policiales, no militares.

No es Hugo Chávez y Evo Morales quienes han denunciado el riesgo de militarización de la zona y el peligro de conflicto bélico que supone la instalación de esas bases militares, sino Lula, Cristina Kichner, la Presidenta chilena Michel Bachelet, el presidente uruguayo Tavaré Vásquez y muchos otros estadistas que temen que la única “salida adelante” que le quede a Álvaro Uribe para evitar que finalice su inmunidad como jefe de Estado y tenga que comenzar a rendir cuentas a la justicia, no sea otra que provocar un conflicto armado internacional en Sudamérica.

Sin duda alguna, la humanidad no se merece tanto “empaque”. Quienes defienden esta supuesta cualidad de Álvaro Uribe deberían adoptar actitudes más responsables y prudentes a la vista del presunto prontuario delictivo del interfecto, máxime cuando pertenecen al privilegiado colectivo de  “creadores de opinión pública” que tanto peso tiene en las sociedades contemporáneas.

Enrique Santiago Romero,

Comparte esta entrada:
  • Print this article!
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • FriendFeed
  • Meneame
  • MySpace
  • Turn this article into a PDF!
  • RSS
  • Technorati
  • Twitter
  • Wikio
  • E-mail this story to a friend!
Enviar a Meneame
  1. 1 Trackback(s)

  2. sep 15, 2009: álvaro uribe: el presidente "ejemplar" que le mola a aznar

Introduce el comentario